Árboles en el entorno de la EINA

Última modificación: 03/06/2022 - 14:02

Morera

Mora negra - Mora blanca

El entorno de los edificios de la EINA está repleto de de árboles de morera. Se trata de un árbol robusto, que proporciona una fabulosa sombra y que en los primeros días de junio nos regala su fruto: las moras.

Las moras, ricas en vitamica C, son un fruto refrescante y dulce que puede consumirse directamente o utilizarse para la elaboración de bebidas y confituras.

En la EINA, podemos ver Morus nigra y Morus alba

¿Por qué hay moras de dos colores? Quizás el Mito de Píramo y Tisbe nos de la respuesta. Los personajes de la obra de Shakespeare en El sueño de una noche de verano ya eran bien conocidos de la mitología griega. En el caso de la obra del dramaturgo inglés, son los protagonistas de una deliciosa comedia, mientras que la historia griega sufren una tremenda tragedia.

Píramo y Tisbe eran dos jóvenes babilonios que vivieron durante el reinado de Semíramis. Habitaban en viviendas vecinas y se amaban a pesar de la prohibición de sus padres. Se comunicaban con miradas y signos hasta descubrir una grieta en el muro que separaba las casas. Sólo la voz atravesaba tan estrecha vía y los tiernos mensajes pasaban de un lado a otro por la hendidura. Así pudieron hablarse, enamorarse y desearse cada vez más intensamente, hasta que un día acordaron que a la noche siguiente, cuando todo quedara en silencio, huirían sin ser vistos y se encontrarían junto al monumento de Nino, al amparo de un moral de moras blancas que allí había, al lado de una fuente.

Tisbe llegó primero, pero una leona que regresaba de una cacería a beber de la fuente la atemorizó y Tisbe huyó al verla, buscando refugio en el hueco de una roca. En su huida, dejó caer el velo. La leona jugueteó con el velo, manchándolo de sangre.

Al llegar, Píramo descubrió las huellas y el velo y, creyendo que la leona había matado a su amada, sacó su puñal y se mató clavándoselo en el vientre. Su sangre tiñó de púrpura los frutos del árbol. Tisbe salió cuidadosamente de su escondite y al llegar al lugar vio que las moras habían cambiado de color y dudó de si era o no el sitio convenido, pero entonces vio a su amado con el puñal en el pecho y cubierto de sangre. Le abrazó, sacó el puñal y se suicidó a su vez, clavándoselo ella misma. Los dioses, apenados por la tragedia, hicieron que los padres de los amantes permitiesen incinerarlos y guardar sus cenizas en la misma urna, y desde aquel día los frutos de la morera quedaron teñidos de púrpura.


Tomado de Wikipedia