En apoyo del Ateneo de la EINA

Escribo estas letras a modo de justificación para una pregunta sencilla que alguna vez, todos, hemos podido hacernos. "Un Ateneo en la EINA de la Universidad de Zaragoza... ¿PARA QUÉ?. ¡¡Si no vamos!!"

Es obvio que predecir sin saber es como pretender que a uno le toque la lotería sin siquiera adquirir un billete; por baja que sea la probabilidad de que suceda, solo al que tiene un billete con el número premiado le toca, y al que ni tiene un billete pues eso, garantizado que nada de nada.

Este ejemplo, muy simple, escenifica mi apoyo total y sin reservas a que se asista al Ateneo de la EINA que, además de auspiciado por la Cátedra SAMCA y que fue hábilmente dirigido por D. Pedro Marijuán y en la actualidad por el Profesor Javier Sánchez Asín, es de calidad contrastable. Y lleva ya mas de 200 sesiones que a una media de dos por mes lectivo, en cantidad son mas de setenta meses. Suficiente para merecer toda la atención en el mundo universitario zaragozano.

Soy un oyente más que se acercó a ese lugar sin una respuesta clara a la pregunta hecha al comienzo.
¿Para qué un Ateneo? ¿Vale la pena asistir? ¿A temas concretos o a todas las sesiones posibles? Ignoro si con mi respuesta estarán de acuerdo o no, pero como daré alguna razón, mi opinión es que Sí, que vale la pena e incluso aseguro, que resulta imprescindible para que la CAUSA COMÚN prospere. Veamos.

¿Pedimos que la Universidad investigue? ¿Si?  ¿Y que su investigación en la parte que le corresponda, se entronque en la resolución de problemas reales y ejecutables desde la óptica empresarial con un beneficio personal concreto?

Como la respuesta la supongo afirmativa voy a situarme ante el Ateneo:

No pertenezco a la Universidad pero el saber me hace cosquillas y....  me gusta asistir al Ateneo. Además, por vivir en Zaragoza conozco que hay un animalito muy dañino que crece y se desarrolla en el Ebro tapándolo todo, lo llaman "Mejillón Cebra" y que costará un pastón mantenerlo a raya allí donde proceda... Y...  se acaba de enunciar un "PROBLEMA".

Además por el Ateneo conozco dos fenómenos de cuyo conocimiento podrían derivarse, previa investigación, soluciones a él.

Para la 1ª me remito a la sesión 127 de fecha 16 de marzo de 2006 y ponente Ceferino Maestu, de la que podría aplicarse el resultado de las investigaciones que sobre el comportamiento de las neuronas ejercen los campos electromagnéticos ¿...? de muy baja frecuencia (8.xx Hz). Con ellos parece ser que se consigue inhibir ó excitar  la actividad neuronal. ¿...?. Siendo que a dichas frecuencias la propagación de ondas electromagnéticas en el seno del agua es factible (radiocomunicación entre submarinos) ¿...?, podría ser que igualmente se inhibiese la actividad celular del citado mejillón y, por extensión, podría determinarse también la influencia de las ondas sónicas tanto de baja como de alta frecuencia.

Para la 2ª lo hago a la sesión 147 de fecha 24 de abril de 2007 y ponente M.R. Hoffman. Podría ser de aplicación el principio de cavitación en sono-química, ¿...? pues aplicándolo a las superficies en contacto con agua y susceptibles de ser colonizadas por el mejillón, conductos de aspiración y desagüe y sus protecciones, eliminarían su obturación o cuando menos alargarían los periodos hábiles de aquellas.

Resumiendo:

En nuestro caso, investigar el comportamiento de animales acuáticos ante la presencia de ultrasonidos, ondas sónicas (sono-química) o electromagnéticas, para su aplicación en la erradicación del mejillón cebra en el río Ebro y en general en toda conducción de agua; o cuando menos, para eliminar su efecto sobre superficies o conductos impidiendo o minimizando la adherencia a ellos, sería comprar el billete en la lotería de la investigación. Que se tenga éxito depende del "presentimiento y las casualidades" de quienes intervengan, pero el mérito con éxito o sin él sería: del Ateneo, de su patrocinador, de la EINA, que lo acoge, y de los asistentes. Y como el caso que se describe, seguro que hay otros, basta con que las personas adecuadas concedan al Ateneo la importancia que tiene y no crean que por asistir van a perder su tiempo.

El Saber, que no debe tener fronteras, las tiene en el individuo, aunque podemos hacer que desaparezcan.

Asistamos al Ateneo. Seamos inteligentes y prácticos, además de ostentar el Saber (de lo que se sabe) o aspirar a ello.

FDO: CONSTANTINO LUENGO GONZÁLEZ

 

Información Adicional